Inicio

PROXIMAMENTE English version Links Contáctenos
Uruguay 1112 Piso 1 dec@dec.com.ar
Cirugía Plástica Implantología Dental Medicina Estética Estética Dental Wellness
Cirugía plástica
Cirugía plástica

Cirugía de las orejas

Cirugía de parpados

Implantes mamarios
Reducción mamaria
Caída mamaria (ptosis mamaria)

Cirugía del abdomen

Lipoescultura

Cirugía de mentón y pómulos

Lifting facial

Cirugía de nariz

Cirugía de brazos

Implante capilar

 

 



Reducción Mamaria

Si usted está considerando una reducción de senos... 
Las mujeres con senos muy grandes, pueden padecer diversos problemas médicos como dolor en espalda y cuello e irritación de la piel, deformaciones óseas y problemas respiratorios, los tirantes de los brasieres pueden dejar marcas en los hombros.  La reducción de senos, técnicamente conocida como mamoplastía de reducción, esta diseñada para estas mujeres. Este procedimiento consiste en retirar  grasa,  tejido glandular y piel de los senos, haciéndolos más pequeños, ligeros y firmes. Pueden también reducir el tamaño de la areola (la piel más oscura que rodea al pezón). El objetivo es dar mejor forma a los senos y reducirlos en proporción al resto del cuerpo. Si usted esta pensando en someterse a una reducción de senos, este artículo le dará una perspectiva más abierta del procedimiento, le indicará en que casos es adecuado, como se lleva a cabo, y que resultados puede esperar. No podrá responder a todas sus preguntas, ya que gran parte del resultado depende de sus circunstancias en particular, por favor asegúrese de preguntarle a su especialista de confianza si es que hay algo que no entienda en el procedimiento. Ninguna información puede sustituir la consulta directa con el Cirujano Plástico.

Reducción Mamaria
Los senos pesados pueden conducirle a la incomodidad física y a una variedad de problemas físicos y marcas de los tirantes del brassier en los hombros.

Las mejores candidatas para reducción de senos 
La reducción de senos, se practica en la mayoría de los casos para alivio físico, no tanto para mejorar la imagen. La mayoría de las mujeres que se someten a este procedimiento, están incomodas con el tamaño de sus senos, ya que esto les ocasiona malestar físico y restringe algunas de sus actividades.

En la mayoría de los casos la reducción de senos no se practica hasta que los senos están completamente desarrollados; aunque puede hacerse antes, si es que la incomodidad es demasiada. Las mejores candidatas son aquellas lo suficientemente maduras para entender el procedimiento y tener expectativas realistas de los resultados que obtendrán. La reducción de senos no se recomienda para mujeres que planeen lactar.

Cualquier cirugía conlleva algo de incertidumbre y riesgo
La reducción de senos no es un procedimiento sencillo, pero normalmente es seguro cuando lo efectúa un cirujano plástico certificado. Aún así, como con cualquier cirugía, siempre existe la posibilidad de tener alguna complicación como hemorragias, infección o reacción a la anestesia. Algunas pacientes desarrollan pequeñas ampollas alrededor de los pezones, que  pueden tratarse con antibióticos en crema. Usted puede reducir el riesgo apegándose a las instrucciones de su médico antes y después de la cirugía.
El procedimiento deja cicatrices notorias y permanentes, aunque estas pueden cubrirse con su ropa interior o traje de baño. ( la mala cicatrización y la cicatrización queloide se da más habitualmente en  fumadores ). También sus senos pueden quedar ligeramente asimétricos o sus pezones un poco desalineados. No será posible amamantar a sus bebés después de la cirugía, ya que en esta se retiran muchos de los conductos.
Algunas pacientes experimentan una pérdida permanente de la sensibilidad de los pezones y los senos. Algunas veces, (aunque es poco común) el pezón y la areola pueden perder irrigación sanguínea y el tejido muere. (aún así, el pezón puede reconstruirse mediante auto injertos de cualquier otra parte del cuerpo o por medio de un auto injerto).


Al planear su cirugía no debe olvidar...
En su consulta inicial es importante comentar sus expectativas abiertamente con su cirujano, y escuchar su opinión. Cada paciente y cada médico, tienen una visión diferente de la forma y tamaño deseada del busto. El cirujano examinará sus senos y los medirá mientras usted esta parada y sentada, le comentará las variantes que podrían afectar el procedimiento, como es la edad y que la  forma puede cambiar según sus senos así como  la condición de su piel y le aconsejará si es que necesita un implante; también debe preguntarle dónde  quedarán el pezón y la areola ya que estos pueden colocarse más arriba durante el procedimiento.
Su cirujano describirá el procedimiento en detalle explicando los riesgos y limitaciones y se asegurará de que usted entienda que quedarán cicatrices, el explicará también, qué anestesia se utilizará, las instalaciones en donde se llevará a cabo la cirugía y los costos que se generarán.

No dude en preguntar a su médico todas las dudas que surgen especialmente las referentes a sus expectativas y preocupaciones respecto a los resultados.

Reducción Mamaria
La piel localizada sobre el pezón se corta y une nuevamente con suturas para dar forma al seno.

Preparándose para la cirugía
Dependiendo de su edad e historia familiar, su médico puede pedirle que se haga una mamografía (rayos x de los senos) antes de la cirugía. También recibirá instrucciones de cómo prepararse para cirugía que incluirán especificaciones en cuanto a alimentos, bebidas, cigarrillo, y evitar o tomar determinadas vitaminas o medicamentos. Algunos cirujanos les sugieren dieta a sus pacientes antes de la cirugía. La reducción de senos no requiere normalmente de transfusión sanguínea, si planean quitarle una gran cantidad de tejido, su médico le pedirá una unidad de sangre con bastante anticipación, para en caso de ser necesario poder transfundir su propia sangre durante la operación. Mientras usted se prepara, asegúrese de que localice a alguien que la lleve de regreso a casa después de la cirugía y que le ayude durante los siguientes días si es necesario.

Dónde se llevara a cabo la cirugía
Su reducción de senos puede llevarse a cabo en un hospital o una clínica privada. Normalmente se lleva a cabo en clínicas de los propios cirujanos para aminorar precios y por comodidad. Si usted se interna en un hospital, deberá quedarse uno o dos días.

Tipos de anestesia

La reducción de senos generalmente se lleva a cabo bajo anestesia general, lo que significa que usted estará completamente dormida durante todo el procedimiento.

La cirugía

Las técnicas para reducción de senos pueden variar pero el procedimiento más común,  implica una incisión en forma de ancla siguiendo el contorno natural del seno. El cirujano elimina el exceso de tejido glandular, grasa y piel y reubica el pezón y la areola en su nueva posición. La piel de ambos lados del senos se une rodeando la areola darle forma al seno. Se puede hacer liposucción en el área de la axila para mejorar el resultado de la reducción.
En la mayoría de los casos los pezones permanecen conectados a los vasos sanguíneos y nervios, pero si los senos son demasiado grandes y caídos, el pezón y la areola tendrán que ser reubicados por completo en un punto más alto. (esto puede generar pérdida de la sensibilidad en el pezón y el tejido areolar).

Los Puntos se localizan normalmente alrededor de la areola, en línea vertical extendiéndose hacia el borde inframamario. En algunos casos utilizando diferentes técnicas se pueden eliminar las cicatrices verticales y ocasionalmente, cuando sólo es grasa lo que se va a eliminar, la liposucción por si sola puede ser suficiente para mejorar su apariencia,  dejando cicatrices mínimas.

Reducción Mamaria
Las incisiones delimitan el área a remover y la nueva posición del pezón.

Después de su cirugía
Después de su cirugía usted deberá utilizar una banda elástica o brassier quirúrgico sobre  gasas. Su médico puede dejar unos pequeños tubos para drenaje por uno o dos días. Puede ser que sienta dolor al moverse o al toser. Cualquier incomodidad que usted sienta puede ser aliviada por medicamentos prescritos por su cirujano.
En algunos días los vendajes, o el brassier quirúrgico podrán ser sustituidos por un brassier más suave. Deberá utilizar este brassier hasta que la inflamación y los moretes desaparezcan.
Las suturas se retiran después de una o dos semanas. Si la piel de sus senos esta demasiado reseca después de la cirugía, puede aplicarse  humectante varias veces al día Tenga cuidado de no lastimar la piel en el proceso y no aplique humectante en las áreas de sutura. La primera menstruación después de la cirugía puede provocar inflamación y molestias en sus senos, también podría experimentar punzadas esporádicas durante los meses siguientes
Usted experimentará pérdida de sensibilidad en los pezones y la piel de sus senos. Causada por la inflamación después de la cirugía, esta incomodidad normalmente desaparece conforme la inflamación sede a través de las seis semanas siguientes. En algunos pacientes, puede durar un año o más y ocasionalmente puede ser permanente.


Volviendo a la normalidad
La recuperación es un proceso normal. Aunque usted puede ponerse de pie en un día o dos, puede experimentar dolor ocasionalmente durante una o dos semanas. Evite levantar cosas por durante al menos tres o cuatro semanas.

Su cirujano le dará instrucciones detalladas para retomar sus actividades cotidianas. Algunas pacientes pueden regresar al trabajo y sus actividades sociales en un par de semanas, pero tendrá mucho menos estamina en el mes siguiente a la cirugía, es por eso que deberá limitar sus actividades físicas a estiramientos, flexiones y natación hasta que el nivel de energía se restablezca; es recomendable usar un brassier post-quirúrgico durante el ejercicio.  Recibirá instrucciones para no tener relaciones sexuales  por una semana o más y evitar cualquier contacto que no sea muy suave con sus senos, durante seis semanas o más. Es normal que salga un poco de fluido de las incisiones, si usted presenta algunos síntomas poco comunes, no dude en llamar a su médico.

Reducción Mamaria
Con senos mejor proporcionados usted se sentirá más cómoda y su ropa lucirá mucho mejor.

Su nueva imagen
Aunque gran parte de la inflamación desaparecerá en las siguientes semanas, pasarán  seis meses a un año antes de que sus senos adopten su nueva forma, Aún entonces la forma de sus senos puede fluctuar en respuesta a sus cambios hormonales, de peso o embarazo. 
Su cirujano hará su mejor esfuerzo para que sus cicatrices sean prácticamente imperceptibles, aún así, es importante recordar que las cicatrices de la reducción de senos son evidentes y permanentes. A menudo permanecen gruesas y rojos durante meses y después se vuelven menos perceptibles, generalmente se vuelven líneas blancas. Afortunadamente las cicatrices generalmente quedan en zonas que le permiten utilizar incluso prendas muy pequeñas. De todos los procedimientos de cirugía plástica, la reducción de senos es uno de los más rápidos cambios de imagen. Usted se librará de las molestias físicas que conlleva el busto grande, su cuerpo se verá mejor proporcionado y su ropa lucirá mucho mejor.

De cualquier forma, usted, sus familiares y amigos, necesitarán tiempo para adaptarse a su nueva imagen. Sea paciente y tenga siempre en mente el porque decidió someterse a esta cirugía y que en la mayoría de los casos quedará muy satisfecha con los resultados.

 

Copyright © 2006 DEC Dental & Esthetic Center - All rights reserved Powered by abcontenidos®